viernes, 13 de octubre de 2017

Acedia: el enemigo bajo las sabanas

Acedia: la disminución de la atracción sexual entre dos amantes de largo tiempo.

(La) "Acedia puede ser la más dolorosa y costosa de todos los trastornos sexuales: la disminución de la atracción sexual entre dos amantes una vez que se han establecido entre ellos."

"Acedia may be the most painful and costly of all sexual disorders: the diminishing of sexual attraction between two lovers after they have settled down with each other." (Seligman, Martin E P., PhD. What You Can Change…and What You Can’t. p 172-173. NY:Fawcett Books, 1993.)




La Acedia, o la carencia de interés sexual que puede desarrollarse en las parejas después de varios años de convivir, es de los des-intereses menos entendidos. Han pasado ya mas de 50 años desde que la terapia sexual pasó de ser una práctica oculta a ser una forma de terapia estándar y reconocida. Pero la acedia no ha ocupado el mismo entusiasmo porque pareciera ser que nos acostumbramos a que la acedia es un mal inevitable. De hecho no lo es.

No hay cura para aquello o en lo que no mostramos ni interés, ni preocupación. Aquellos que hemos perdido unos tendones o un brazo vamos buscando maneras de compensar esos faltantes. Y muchas veces así reaccionamos a la acedia: compensando.

Unos buscan parejas alternativas, para encontrarse que la acedia también puede presentarse de nuevo. Otros la compensan manteniendo la misma pareja y substituyendo ese momento de intimidad por otros. Y la mayoría no combate.

Ante la acedia, lo común es dejarla pasar y muchas veces dejarla que gobierne muchas decisiones cruciales.

Quizá fuese mejor preguntarse ¿que podemos hacer para recuperar ese ánimo de compartir cuerpos y sensaciones mutuas?



lunes, 9 de octubre de 2017

En serio: el pesimismo sí mata

Citas tomadas de un libro de Martin Seligman, presidente de la American Psychological Association en 1998.


"Queríamos descubrir quiénes no se volvían indefensos/impotentes (ante las adversidades), por lo que revisamos sistemáticamente la forma
que la gente que no se volvió indefensa interpretaba los acontecimientos malos. Descubrimos que las personas que consideran que las dificultades en su vida son temporales, modificables y locales no se vuelven indefensas en el laboratorio. Cuando las asalta el ruido inevitable en el laboratorio o sufren rechazos en el amor, piensan: "Pasará pronto; puedo hacer algo al respecto y sólo se trata de esta única situación". Superan las dificultades y no se las llevan del trabajo a la casa. Denominamos a estas personas "optimistas".



Por el contrario, las personas que habitualmente piensan: "Esto durará para siempre y arruinará todo; no hay nada
que pueda hacer al respecto" se vuelven indefensas de inmediato en el laboratorio. No superan las derrotas y llevan sus problemas conyugales al trabajo. Denominamos a estas personas "pesimistas".

En otro estudio, en el que no se habían encontrado repercusiones positivas al capacitar a hombres, que habían sufrido ya un primer ataque cardíaco, en aspectos de su personalidad, se re-analizaron a 120 hombres del grupo de control que no recibió ningún tratamiento. Estos fueron de mayor interés ... ya que se conocía mucho sobre el primer ataque al corazón que habían sufrido: extensión del daño cardíaco, tensión arterial, colesterol, masa corporal y estilo de vida; todos los factores tradicionales de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Además, se entrevistó a los hombres para preguntarles por su vida: familia, trabajo y pasatiempos. Tomamos cada enunciado explicativo de cada una de las entrevistas grabadas y los clasificamos de acuerdo con el optimismo y el pesimismo. Después de ocho años y medio, la mitad de los hombres había muerto debido a un segundo ataque al corazón, y abrimos el sobre sellado. ¿Podríamos predecir quién tendría un segundo ataque al corazón? Ninguno de los factores usuales de riesgo predecían la muerte: ni la tensión arterial, ni el colesterol; ni siquiera la extensión del daño causado por el primer ataque cardiaco. Solamente el optimismo, ocho años y medio antes, predecía un segundo ataque cardiaco: de las dieciséis personas más pesimistas, murieron quince. De los dieciséis hombres más optimistas, sólo cinco murieron. Este descubrimiento ha sido confirmado en muchas ocasiones en estudios más grandes de enfermedades cardiovasculares usando varias medidas de optimismo.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Monólogos de la Derrota

¿Me deprimo porque me reprendo o viceversa?

No es tan raro que nos hablemos a nosotros con un ánimo de derrota, convencidos a veces, de que nuestra derrota es general, es perdurable y es algo personal. Cuando empieza a pasar, cuando los monólogos de nuestra derrota son cada vez mas frecuentes, estamos listos para derrotarnos y deprimirnos.




Como se decía hace un tiempo ¿lloras porque estás triste o estás triste porque lloras? Así también se puede uno preguntar ¿me deprimo porque me entablo en monólogos derrotistas o a la inversa?

De hecho no importa cual ocurre primero, es más importante saber cuando iniciamos nuestros monólogos derrotistas. ¿Que sucede cuando empezamos a derrotarnos? ¿Es un tópico de conversación o es la persona con la que hablamos? ¿Es un recuerdo que surge reiteradamente o es una dificultad que encontramos que nos hace bajar la guardia? ¿Es una intuición dolorosa del futuro cuando hablo con el médico?

Averiguar todo esto toma tiempo, valentía y coraje. Eso es lo que ahorran los farmacos y los electroshocks, para luego dejarnos igual. La diferencia fundamental es que a medida que vamos conociendonos, a medida que vamos entendiendo nuestros monólogos, vamos fortaleciendo no solo nuestra capacidad auto analítica, también aprendemos a no ser infelices y, si, a ser felices.

Puede parecer raro. Empezamos sabiendo identificar lo que nos derrota y en el proceso de aprender a hacerlo, también podemos ir identificando lo que nos hace felices. O podemos, desde el principio, aprender a mantener diálogos constructivos que nos ayuden a identificar lo que nos hace felices.

No basta con identificar lo que nos hace felices o infelices. Lo que nos derrota o lo que nos llena de jubilo. También necesitamos hacer algo al respecto, persistentemente.

Este proceso que empieza con el auto análisis, a algunos nos ha tomado 40 o 50 años. Pero no sabíamos que era una parte crucial de las rutas para ser feliz. Intuíamos, sin saberlo, que lo que platicabamos con nosotros mismos, nos influenciaba radicalmente, para bien o para mal.

Pero hoy no es intuición. Es certeza: nuestros diálogos internos marcan cada segundo de nuestra vida y siempre son el mas cercano consejero que tenemos. Nuestros diálogos internos nos acompañan toda la vida y hasta la muerte.

Aprender  a hablarnos es una de esas habilidades y capacidades, que no debemos pasar por alto. Entre mas pronto, mejor.


miércoles, 27 de septiembre de 2017

Recuperarse & Renacer: habla contigo

Alguien se enferma y le deseamos que se recupere. Alguien sufre una pérdida y le pedimos que se recupere. Pero muchas veces no estamos claros que es eso.

Una pérdida es dolorosa pero cuando involucra un cambio fuerte en el como habremos de vivir en el futuro, la profundidad y la dificultad para sobre ponerse son mayores.




Perder un amigo, perder un trabajo, perder un padre o una madre, o perder la salud en forma crónica o terminal, son algunas de esas pérdidas que nos cimbran. El futuro hay que verlo en forma diferente en comparación a como lo habíamos visto antes.

Unos pueden tener una convicción religiosa que les da fuerza para encontrar sentido. Otros pueden tener simplemente una voluntad férrea para superar obstáculos y encuentran una razón para salir adelante. Ambos, a su manera, se platican.

Pero en todos los casos, sin importar que hay de por medio y adentro de cada uno, sabemos que nos estamos recuperando cuando vamos estructurando de nuevo nuestra vida. Cuando de nuevo advertimos que hay algo que nos motiva, como en el pasado o una motivación diferente que nos sorprende o nos aguarda.

Nos empezamos a recuperar cuando degustamos lo que hacemos, aunque sea lo mismo de antes o algo nuevo que nos llena.

Nos recuperamos cuando despertamos con el ánimo de levantarnos para cumplir con el rol que nos toca, con el animo de realizar la tarea que hemos elegido, con las ganas de ayudar a otros, o simplemente con las ganas de vivir un día más.

Todo lo anterior puede verse. Por uno mismo o por otros. Pero todo lo anterior solo es posible porque nuestros diálogos internos nos impulsan, nos mueven, nos hacen interpretar el mundo de formas tales que recuperarse es posible. Aunque, para ser sinceros, hay diálogos internos que nos debilitan, nos aislan o nos matan.

Por eso son tan dudosas las terapias que descansan en la idea de introducir un fármaco o un electroshock, porque cuando su efecto se diluya todos los diálogos pesimistas y derrotistas, reviven. Porque no dan la oportunidad de platicarse a uno mismo con un diálogo que tome en cuenta lo que ha pasado.

Si, yo soy de aquellos que sostenemos que sin un cambio en nuestros diálogos internos, las recuperaciones no duran, o se caen tan pronto se enfrenta la primera dificultad que la vida plantea.

martes, 26 de septiembre de 2017

Los múltiples efectos benéficos del Viagra (Sildenafil)

El Viagra ha demostrado ser no solo una ayuda eficaz para reducir impotencia, también está demostrando ser eficaz para reducir el riesgo de accidentes cardiovasculares.

Para aquellos que pensaban que el viagra o su genérico, el sildenafil, solo ayudaba en casos de impotencia o flacidez extrema en el pene, durante la actividad sexual, deben reconsiderar su creencia.




Varios estudios en pacientes sanos y otros en paciente diabéticos, demuestran que aquellos que usan Viagra, reducen su riesgo de accidentes cardiovasculares, infartos, embolias, etc.

El Viagra hace esto gracias a sus efectos vasodilatadores, que no son específicos de los vasos sanguíneos que irrigan el pene.

Al favorecer la vasodilatación, como de hecho también lo hace la aspirina, se facilita que coagulos u otras obstrucciones de la circulación, puedan ser procesados efectivamente por el sistema circulatorio de la persona en riesgo de falla cardiaca.

Por lo visto, ya los médicos recetan el viagra incluso a pacientes que han tenido un ataque cardíaco. Hoy en día se ve ya como una opción y alternativa al uso cotidiando de la aspirina enterica, pero sin los agradables efectos colaterales del viagra, si uno decide entretenerse en antes o después de dormir.
asos
Basicamente el Viagra relaja (no solo) los vasos sanguíneos que llevan sangre al pene, permitiendo que mas sangre fluya a esa parte del cuerpo. Con más fluido sanguineo se produce una mejor erección. Con mas rutas por donde viajar, la presión sanguínea interna se dilata, disminuyendo la probabilidad de un ataque cardiaco.

Un componente del Viagra, PDE5i, relaja los vasos sanguíneos y con ello se protege al corazón, previniendo daños a las celulas cardíacas.

No solo eso, actualmente se investiga si el Viagra podría incluso ayudar a controlar las arritmias cardíacas.

- - - - -
Más información, aquí:
   Viagra salva vidas
  Efectos colaterales y precauciones

jueves, 7 de septiembre de 2017

Casas para morir... o disfrutar

... o como escoger y diseñar una vivienda que (si/no) facilite los accidentes.

No es cosa de risa. Por alguna razón tendemos a preferir casas hechas para vivir entre los 20 y los 50, y entre mas niveles y escaleras tenga, nos parece mejor.




Pero luego vienen las realidades del tiempo. Y lo bonito empieza a ser cada vez mas pesado. Cada vez mas difícil. Y cada vez mas peligroso.

Progresivamente nos vamos dando cuenta que el espacio en que habitamos tiene muchas paredes. O pocas ventanas. O puertas muy estrechas. O le falta luz. O le sobran escaleras. O los pisos son resbaladizos. O que vivimos en una trampa.

Lo más sencillo es pensar en hacer cambios. Pero mejor aun es pensar esos detalles desde que tiene uno la capacidad de comprar o construir su propia casa.

Hace unos años se inauguró la modalidad de visitar algunos museos con una venda para formar empatía con la gente privada de la vista. Y teníamos que usar las manos y entender la angustia de no tener 2 ojos listos para ayudarnos.

No tenemos que ser genios para imaginarnos un viaje similar en la casa que estamos por rentar, por comprar o por construir.

No necesitamos vendarnos los ojos. Solo imaginate visitando tu propia casa en, por ejemplo, silla de ruedas. Y piensa como vivirías en ese espacio. ¿Podrás subir 2 o 6 veces al día los 20 escalones que llevan a la recámara? ¿Tendrás fácil acceso y salida de la regadera? ¿Podrás sentarte y levantarte, 2 o 3 veces al día, antes y después de defecar, sin problemas? ¿Podrás tirar un gas y abrir facilmente una ventana para que entre un fresco olor a pasto o flores? ¿Las puertas de las alacenas se podrán abrir sin que termines sepultado?

No es de risa. Una casa puede ser hermosa y habitable por muchos años, si piensa uno en los detalles de la vida cotidiana a 5, 20 o 40 años, a partir del momento en que uno compra o construye.

Si no lo piensas ahora, quizá lo hagas cuando tu propia casa te corra, espantado, enyesado o moribundo. O, mejor piensalo ahora para que tu casa te acoja como el mejor lugar para vivir a tu gusto y a tu edad de joven, de adulto y de abuelo.

(Hay que reconocerlo, a veces no es solo el diseño de la casa. También son las malas o buenas costumbres en el uso de una casa que hacen que la casa pueda volverse un sitio seguro o mortal. Por eso conviene visitar de nuevo lo que hace a una casa un lugar seguro).

Más información: http://www.facua.org/es/guia.php?Id=132

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Lo que mas interesa y preocupa a los maduros

¿Donde estamos, hacia adonde vamos y donde están mis fortalezas en mi madurez?

Llega un momento en que ciertos tópicos empiezan a ser prioritarios Y queremos respuestas sobre ellos. No rollos. No discursos motivacionales, sino respuestas y fundamentos.



Estos son los resultados que se obtuvieron de preguntarles a varios de ustedes sobre que tópicos quisieran profundizar, en esa etapa de la vida que se puede llamar ReVeredecer. Los tópicos seleccionados se listan en el orden de importancia que se les dio y solo se listan los 4 considerados de mayor interés:


  1. Etapas del desarrollo en la madurez y hacia adonde voy.
  2. Hacerse valer sin importar la edad.
  3. Mis verdaderas fortalezas.
  4. Mi mapa de vida.


A los 50, o antes, empezamos a vislumbrar que nuestras prioridades y preocupaciones, van cambiando. Que ya sabemos quienes somos, que ya hemos logrado un cierto nivel de logro laboral, que hemos conseguido un cierto nivel de satisfacción emocional y económica, que hemos cumplido un rol como padres, y que ahora hay que ver nuestro propio futuro en pareja o de manera individual.

Pero una vez dejado atrás el mundo laboral y nuestro rol como padres de hijos en casa, el camino por delante no tiene mapas, roles y rutas tan definidas y formales como aquellas con las que vivimos los pasados 30 años.

Es más, en esos 30 años nuestro rol y longevidad se amplió y se diversificó.Ya quedó atrás el tiempo de las poltronas y la limitada esperanza de vida. Ya quedó atrás el tiempo de abandonarse.

El mundo que se abre ante nosotros es mucho más amplio, más diverso y... más incierto.

Ni siquiera Freud había pensado que había mucho mas crecimiento personal después de la segunda década de vida. Pero si la hay. Y mucho.

Y por eso queremos saber con mayor detalle como evolucionan y cambian los demás adultos de sociedades y culturas similares a la nuestra.

Y queremos saber, ya fuera del ámbito laboral que estamos dejando atrás, cuales son nuestras fortalezas y como voy a re-enfocarlas para ir conformando una nueva vida, en lo individual o en pareja.

Y ya quedo atrás la imagen de aquellos que nos precedieron, en un entorno en que hacerse valer como gente madura, era raro. Ya no lo es. Tendremos que saber cuando pedir ayuda, cuando darla, y como hacer claro que el nuevo tipo de valor que podemos aportar en la familia, en la comunidad o en el país.

Y en ausencia de una currícula pre-establecida, en ausencia de un escalafón laboral, en ausencia de un sistema escolarizado, necesitamos contar con nuestro propio mapa de vida. Una vida por delante que nos toca definir, diseñar y trabajarla... o dejar que el tiempo nos trague en la poltrona o el olvido. 

En breve les daremos a conocer las charlas y vídeos sobre estos tópicos que estamos preparando basado en sus respuestas e inquietudes.

Si no has participado con tus respuesta al cuestionario, por favor hazlo por medio de esta liga:

Lo que me interesa de ReVerdecer