jueves, 24 de noviembre de 2016

Los Bienes del Tiempo y la Memoria

Cada uno tiene sus momentos de reflexión mas apropiados. En cada cultura religiosa, nacional o familiar, siempre hay un momento propicio o esperado, al término de sus ciclos de calendario. Ahora es el nuestro.

Rememoramos el año que se va, a veces dejando pasar lo que nos ha enseñado, de lo bueno  de lo malo. No es raro que nos acostumbremos a olvidar porque nos estamos acostumbrando a los pasados desechables y las imágenes de un segundo. Y se pregona, insistentemente, que al pasado hay que dejarlo atrás y olvidarlo. No estoy de acuerdo.



Si sabemos mirarlo, el pasado reciente o lejano, es parte de lo que somos pero también es parte de lo que uno debe aprender.  La moda es rechazarlo porque la moda es deshacerse de todo y consumir los nuevos días como zanahorias de los deseos incumplidos.

De lo mas sencillo puede ser acostumbrarse a ver y desear el futuro inmediato, si aprendemos a ver nuestro pasado como la búsqueda constante que es la vida... y el crecimiento personal, sabiendo enfocar todo lo positivo que han sembrado en nosotros los demás y todos lo que hemos sembrado con los días y los años.

Parte de nuestros males es que olvidamos los muchos bienes que recibimos o generamos como actos de bondad, de apoyo o de compromiso de otros o hacia otros. Con, desde o hacia familiares, amigos o desconocidos.

La memoria, sabiéndola cultivar, es el mejor de los campos fértiles para la felicidad de los momentos futuros... incluyendo el año que se acerca.


De la imagen: Esperando a Juan deMariangeles Puente Durán




jueves, 20 de octubre de 2016

Aquel que yo fui.

¿Como podrá uno ver lo mejor de su futuro, sin recapacitar sobre lo que uno ha sido y lo que ha dejado de ser?


Empieza uno por ver destellos de los que han sido momentos cruciales que lo han marcado y se han quedado en la memoria, para bien o para mal. Pero hay otros eventos, menos impactantes a la memoria, que por ser cotidianos y sencillos resulta difícil rescatar, a menos que uno se esfuerce en enfocar sus raíces. 




Alguno de esos días, en que uno llora de desesperanza y no sabe a ciencia cierta cual es la salida o la manera de entender lo que ha pasado. En el mundo ideal, hubiese querido que alguien me invitara a reflexionar sobre la importancia de las cosas y el valor para enfrentar el rompimiento de mis expectativas. Pero el mundo real está lejos de ser un mundo ideal.

Lo que recibí fue una bien intencionada invitación a profundizar en la amargura y la decepción y a recurrir a otros que me ayudasen a entender la amargura y la decepción. Aprendí poco, en esa ocasión que me ayudase a reconocer mis fortalezas.



Con el tiempo, uno va encontrando evidencias de los miedos vencidos, de la capacidad de vencer retos que uno tiene, de la persistencia y confianza en su propio valor. Y todo eso invaluable ciertamente vino, por alguna vena, de la misma sangre de lo cotidiano. 

Es difícil recuperar de donde vienen esas fuentes de fortalezas, porque a veces uno desarrolla la costumbre de ver defectos y debilidades y se obsesiona con encontrar las raíces de lo peor de uno mismo o de los demás. Pero en lo que uno no reflexiona tan frecuentemente, es que la búsqueda en si viene de alguna virtud inadvertida que nos fue llegando vía la disciplina cotidiana de una madre insistente o de un tutor inesperado y la confianza en su amor a toda prueba y en su confianza desmedida en todo lo que podríamos hacer, pese a las debilidades cotidianas de carácter, de templanza o de habilidad. Hay principios y creencias que uno absorbe y pasan tan inadvertidos como el desayuno diario, los saludos de buenas noches o los abrazos.

La influencia de la persistencia y la confianza en que algo mejor que nosotros puede surgir de nosotros, es una creencia tan irracional y poderosa, que puede hacer que de nosotros surjan las virtudes mas inesperadas frente al acoso de quienes o de lo que, pueda querer convencernos de lo opuesto.

Ninguno de nosotros atraviesa por los mismos procesos reflexivos. Pero insistir en ver solo hacia adelante, es la mejor ruta para caminar en círculos hasta la muerte.


miércoles, 19 de octubre de 2016

Ego en evolución de la gente madura y feliz (1)

El ermitaño que no somos 

Solo puede pensarse de un hombre despreocupado y libre de conflicto cuando hablamos de un ermitaño viviendo en un mundo sin cambios, sin emociones que le afecten y sin restricciones culturales y familiares que lo restrinjan. Pocos de nosotros pertenecemos a esa estirpe.

Lo común es que cada uno de nosotros, mientras crecemos y maduramos, mientras vamos entendiendo las diferencias, vamos encontrando nuestras propias formas de pactar, o de defendernos de la realidad, o de la gente, o de nuestra conciencia, o de nuestros deseos. 




Para sobrevivir de manera sana y madura, buscamos nuestras propias maneras de re-interpretar el mundo, de forma tal que podamos ajustarnos cada día a los cambios que se nos presentan. Los artilugios que usamos para re-interpretar la realidad y ayudarnos a sobrevivir, se llaman mecanismos de defensa. Protegen nuestra imagen de nosotros mismos. Sin una imagen que podamos apreciar con buenos ojos al espejo, empezamos el obscuro camino a la infelicidad o la inmadurez.


Cada uno de nosotros busca adaptarse. Algunos lo hacen de formas  saludables y creativas, mientras otros optan por un camino de re-interpretación de la realidad que puede ir llevando a formas enfermizas de crecer.

Podemos odiar o rechazar a alguien. Entre mas cercano a nosotros, nuestro odio o rechazo se vuelva mas difícil de manejar y las maneras de tratarlo nos pueden llevar a la reconciliación, al olvido aparente, a la depresión o a la violencia.


Lo que hagamos es muy probable que sea resultado de lo que hemos hecho antes para lidiar con emociones tan negativas como el odio o emociones tan constructivas como el perdón y la reconciliación, vía el dialogo o el arte.


El crecimiento y la madurez no van juntas porque podemos crecer con todo un repertorio de odios y rencores, aparentemente funcionales y exitosos, que nos hacen adictos a formas consistentes de dominar, agredir, evadir y guardar rencores.


El camino opuesto es menos frecuente pero tremendamente importante para ir dejando rastro de lo mejor de nosotros, para que vaya creciendo a la par que nosotros.








.

lunes, 17 de octubre de 2016

Las venas de la tristeza o de la transfusión de la infelicidad


Pocas cosas estremecen tanto que descubrir, bajo un silencio ignorado, una pareja cercana, cuya relación enfermiza y dañina, sigue repercutiendo en la infelicidad de los hijos que crían y educan, haciéndoles beber de una leche envenenada de tristeza, que subsiste generación tras generación.


Es impactante descubrir como el dolor y la infelicidad pueden diseminarse a lo largo de las lineas de descendencia familiar creando verdaderos troncales de familia que "heredan" a sus hijos costumbres, creencias y aspiraciones que solo les ayudan a ser infelices hacia si mismos y hacia los núcleos familiares que van formando.



Como en otras enfermedades, hay situaciones y contextos, que anticipan el desarrollo de la infelicidad como un germen que se transmite por  vías de comportamientos, creencias, insultos, vejaciones o aspiraciones de ocultamiento propio que muchas veces pasan desapercibidos por el resto de la familia. Así como el debilitamiento y el estres puede anticipar la llegada de varias enfermedades, así también hay condiciones que anticipan el surgimiento de las familias enfermizas del alma y familias reproductoras de la infelicidad.


Uno de esos avisos de la diseminación de la infelicidad es el colapso de la pareja que educa a los hijos. Divorciarse o enviudar no es el problema. Pero divorciarse o enviudar sin aprender a sobrellevar y sobreponerse, es un aviso de todo lo que puede colapsar a la vista de los hijos. Es enseñar que una batalla perdida, es la derrota total. Es lo opuesto de enseñar que una batalla perdida es una oportunidad de mejorar, aprender, asumir responsabilidades, sobreponerse y buscar otros horizontes

Ciertamente otro aviso anticipatorio de que la infelicidad se va a transmitir como un germen o un virus, es la violencia sutil o visible que empieza a transmitirse a los hijos, como una forma de sado-masoquismo, que engendra los peores contraejemplos de lo que la felicidad puede ser en el día a día. El monstruo en casa, se mete en los rincones mas profundos de la mente, haciendonos creer que la forma natural de convivir en pareja es sometiendo y ultrajando, o sometiendose y dejandose vejar.

Los pequeños actos cotidianos que transmiten las formas de vivir mas enfermizas, son a veces tan indetectabless como los virus, las bacterias, los germenes, los gestos y las frases.


miércoles, 12 de octubre de 2016

¿Y como anda mi cultura familiar?

¿Cuales son los aspectos que uno debe mirar para darse una idea de su cultura familiar?

Cuando nos preguntamos como anda nuestra cultura familiar, estamos buscando lo que seguimos teniendo en común.Los afectos que nos unen. Las creencias que mantenemos. Las aspiraciones que tenemos.



Algunas preguntas que podemos hacernos para saber quienes somos como familia, pudiesen ser:
  • ¿Que cosas/eventos/personas compartimos con gusto?
  • ¿Cuales son las cualidades de los hijos que mas disfrutan los padres?
  • ¿Que queremos en común?
  • ¿Que hemos aprendido unos de otros?
  • ¿Que nos hace felices?


  • ¿Como somos como padres o como hijos?
  • ¿Quienes son nuestros amigos verdaderos, quienes nos apoyan?
  • ¿Con quienes hablamos cuando hay problemas?
  • ¿Que valores, virtudes o creencias hemos aprendido de nuestros padres u otros?
  • ¿Como nos vinculamos con grupos de interés común o religioso?
Parecen muchas preguntas y es solo lo mínimo de aquello que nos mantiene unidos, o de aquello que vamos perdiendo con el tiempo y el olvido.

martes, 11 de octubre de 2016

La desaparición de las culturas familiares

Una cultura es un conjunto de cosas, reglas, creencias y acuerdos que mantienen integrada a una nación, una organización o una familia. Y así como la cultura de una nación puede finalmente desaparecer a una nación, asimismo su propia cultura puede hacer que desaparezcan organizaciones y familias, dejando solo cascarones vacíos de lo que fue o grupos en desbandada de lo que pudo haber sido. 



La cultura de una familia puede tener una fuerte influencia religiosa o puede no tener bases en la religión. Cada familia, a su manera, busca instigar en sus miembros una manera de ser y de creer. Inculca aspiraciones. Valora y premia ciertas acciones congruentes con ciertos valores. Desarrolla ciertas virtudes. Al menos así pregonan los buenos modelos de familia. Aquí hablamos de buenos en el sentido de que ayudan a preservarse y crecer como familia, como grupo y posiblemente como nación.




Pero también es cierto que hay familias que instigan, enseñan y premian formas patológicas de ser, hacia adentro y luego hacia los demás, quizá sin proponerselo o quizá muy intencionalmente. Cuando la cultura de las familias patológicas empiezan a dominar una nación, es natural y valido decir que una cultura patológica esta en ciernes y en el proceso de devorar la cultura de las virtudes y los valores.

No hay escape. Al diluirse las bases de la cultura familiar que nos mantiene juntas, el mundo no se detiene. Otra cultura empieza a tomar su lugar y literalmente, a devorarla.

Ejemplos abundan. Pero dejaré esa mención para otra nota.

domingo, 9 de octubre de 2016

Historia personal de las virtudes ... y los defectos (2)

Y recuerdas que lo mejor de ti se ha ido desvaneciendo.



Lo que si recuerdas es que nunca las identificaste como virtudes y rasgos de tu carácter, que debías preservar o fortalecer.


Pero el tiempo y un circulo cada vez mas selecto de gente, te va casi forzando a recordar lo mas valioso de ti. 








¿Recuerdas aquella capacidad de mostrar no solo compasión, sino de ayudar? ¿Recuerdas las capacidades de amar que cedieron su lugar a las capacidades de analizar, sintetizar y razonar? ¿Recuerdas aquellas virtudes que se fueron diluyendo con el paso del tiempo o la carencia de determinación para practicarlas?


A veces las prisas, la competencia, lo que recompensan en el trabajo, lo que ensalza un cierto grupo de colegas o de amigos, se empieza a convertir en un nuevo estándar, que nos va haciendo perder mucho de lo positivo que había crecido en nosotros. 

Sí, se requiere un tiempo propio con nosotros mismos para recuperar lo mejor de nosotros. Aquello que en el fondo nos ha hecho mejores y mas felices. Aquello que esta mas profundamente adentro y que fue desapareciendo. 

Las virtudes son difíciles de preservar porque se requiere practicarlas y tenerlas presentes. También los defectos y los vicios se afianzan con la práctica, el ejemplo y la admiración de otros. Y cada uno, virtudes contra defectos, luchan por ocupar su lugar en nuestro repertorio de vida. En nuestras actividades cotidianas.

Con el paso del tiempo, con la influencia de la escuela, la familia y los compañeros de trabajo, ciertas virtudes se fortalecen o se esfuman mientras ciertos vicios y defectos se enraizan, se preservan o pasan ignorados.


Si es muy posible que haya polos de virtud versus fortaleza que luchan por ocupar un lugar en nuestra manera de ser. Y también es posible que aparezcan en un día aquellos rasgos y comportamientos que son lo mejor de nosotros, y ese mismo día puede salir a relucir lo peor. No somos robots congruentes. Pero si somos conscientes que hay una forma de ser que nos identifica de fondo. Y somos concientes de que hay otras formas de ser que no queremos que sea parte de nosotros.





Por esta y muchas mas razones, sería deseable que hiciésemos lo necesario para preservar y fortalecer las virtudes que nos hacen una mejor persona, familia y sociedad.  

Escudriñar las virtudes que ha desarrollado una familia es no solo un modo de preservar la esencia, sino también de hacernos recordar lo esencial de estar juntos... o el meollo de estar en discordia.


La reflexión sobre nosotros no tiene que ser solo un evento aislado y secreto.

sábado, 8 de octubre de 2016

El lenguaje de las virtudes

Hay un juicio de valor cuando decimos que alguien  practica una virtud o es congruente con algún valor. Y en muchas ocasiones el que lo practica puede ignorarlo, o el que lo atestigua puede pasarle desapercibido.


Cada familia se esfuerza, a su manera, en desarrollar en sus integrantes una o varias de las virtudes que consideran criticas... claro cuando la familia es una prioridad.

Desarrollamos una virtud no como concepto general, sino practicando pequeños actos que nos van haciendo virtuosos en algún aspecto en especifico. No desarrollamos el Amor como una virtud genérica, sino amando a personas, o animales en especifico. Y mientras amamos es posible que amemos algo de las mismas cosas o gentes que amaron nuestros padres o aquellos cercanos a nosotros.





Así para cada virtud o para cada comportamiento virtuoso. Puede venir de una doctrina o de un modo de vida en la que no se practicó ninguna doctrina. 

Tenemos ojos negros o azules o castaños por tal o cual ancestro. O somos altos o bajos por un antepasado. Pero no somos igual de conscientes de que nuestra madre o padre fueron amorosos y expresivos gracias a tal o cual abuelo. No parece tener ninguna utilidad saber de donde vienen las virtudes de cada uno.



Y así vamos, ignorando muchas veces, en donde se origina lo mejor de nosotros hasta que  ... nos topamos con lo peor y queremos entenderlo, quizá para encontrar una razón, una justificación o un culpable.

Ante las virtudes, no hay culpa o razón para justificarse. Solo pudiese haber una motivación de reconocer a aquellos que nos han aportado tanto, para agradecerles, de corazón o de presencia. Es parte de lo que se ha esfumado en muchas familias. Es parte de lo que empieza a faltar ante la perdida progresiva de la memoria familiar.

viernes, 7 de octubre de 2016

El retrato inesperado

De repente, en una conversación de sobremesa, alguien cercano a ti te describe y te quedas con la impresión que describieron a otra persona. Te quedas atónito.


Si alguien muy cercano a ti te describe en términos que no esperabas, te asaltan dudas. ¿Estará describiendo sus expectativas? ¿Habrá visto en mi algo que yo no veía? ¿Querrá decirme algo que no hemos platicado? ¿O de plano no tiene idea quien soy yo?



Es posible que ese pequeño evento también revele que han faltado conversaciones de fondo. Conversaciones que realmente reflejen aquello que somos, aquello que aspiramos a ser o aquello hacia donde estamos transitando.

Algunos pueden verlo como irrelevante, pero en la vida diaria se traduce que las expectativas o evoluciones personales no habladas, empiezan a convertirse en obstáculos y decepciones. Nos vamos convirtiendo en extraños en la casa (real o ficticia) en la que convivimos




Créanme, esto es mas usual de lo que parece. Y hay que atenderlo. Es parte del proceso de crecer juntos, a cualquier edad.
.

miércoles, 5 de octubre de 2016

¿Que familia somos, hemos sido y seremos? [What kind of family are we ?]

Generalmente cada miembro de la familia tiene una idea de lo que es y de lo que son. Padre y madre con sus perspectivas de sus propios padres, mientras los hijos tienen su propio espejo. 

Lograr reunir cada faceta que cada cual percibe, pocas veces ocurre, porque nuestras conversaciones generalmente giran sobre los eventos que nos alegran o nos preocupan cada día. 




Una familia que se esfuerza por ser feliz y hacer felices a sus integrantes, muchas veces se absorbe en los momentos que la ocupan. Pero la raíz de lo que la hace feliz, o la raíz de su esfuerzo por serlo, quedan en el olvido... no necesariamente voluntario.

Y transcurren las celebraciones, los onomásticos, los días festivos oficiales, las navidades, los años nuevos, las fechas impuestas y la celebración mas grande y relevante de todas, la de la memoria y el rumbo que esta familia ha tomado, se relegan a un plano ignorado. A veces al olvido, hasta que empiezan las ausencias, y la memoria se trata de entretejer con trozos de recuerdos.




Los suertudos, recuerdan algunas de las anécdotas que definen algunos rasgos de la familia. La persecución del abuelo en las etapas pos revolucionarias. La persistencia de la abuela, al menos de una de ellas. Su glorioso sentido del humor. Etcétera. Trozos deshilvanados, muchas veces convenientes como rutas confortable para evitar el dolor de un recuerdo... o muchos.

Pero se van quedando en el tintero los rasgos mas profundos que hacen muchas veces la estructura emocional, sentimental y moral de cada familia y sus integrantes en sus versiones individuales. Se pierde fácilmente la noción del origen de nuestras motivaciones, de nuestras fortalezas y debilidades psicológicas: la de ser un académico o un comerciante, un doctor o un torero, un albañil o un arquitecto, un hombre de bien o un villano, un hombre de bondadoso o uno ruin y violento.


No es que nuestras raíces sean insondables. Son insondables porque no les rendimos el culto y la importancia que solíamos darle cuando había los tiempos para conversar a fondo... si es que los hubo.

Por eso es tan relevante recuperar para cada familia un tiempo dedicado a retratarse en la propia memoria de sus integrantes o en la memoria de los murales de la casa que es uno de los origenes de todo lo que somos.

Eso es lo que se pretende con los Talleres de Creación de la Memoria Familiar.

Talleres de Creación de la Memoria Familiar (Family: The Memory Workshops)

Es un taller en donde una familia se reúne para identificar su historia, su desarrollo y su visión del futuro, para dejar plasmada, en murales, su propia experiencia de vida familiar [This is a workshop designed to make a family memoir when many of those that have created this familiy, are around. And they create a common testimony of family roots and vision that may endure generations, at a time when family memoirs are just converted into series of photographs]




No solo en las despedidas o en los viajes largos, o las enfermedades extenuantes. En muchas mas situaciones esperamos hasta que ya no podemos hablar y reconocer a la gente mas importante en nuestra vida para decirle y reconocernos en todo lo que hemos recorrido juntos.

Y justo cuando la reflexión y el recuerdo nos llevan a reconocer todo lo que se ha sembrado en nosotros, por alguna razón alguien falta para poder expresar el sentimiento mutuo que se genera, por haber recorrido una ruta larga, hermosa y a veces muy difícil.




[Árbol de la vida *,  de 2 x 2 metros,
indicando las montañas de los lugares de donde provenimos
mi esposa y yo: Monterrey, Nuevo León y Guaymas, Sonora]

Eso es lo que tratan de anticipar y usar como excusa de creatividad familiar los Talleres de Creación de la Memoria Familiar. Ese sentimiento de familia en desarrollo, de pareja en gestación, que ha ido desapareciendo desde nuestra época de cuevas y tribus, desde que muchos emigramos  del campo o el mar hacia las ciudades, y que sin querer olvidamos las raíces mas profundas de nosotros como grupo familiar, a veces errante. Eso es lo que tenemos que recuperar antes de que todo nuestro andar conjunto se pierda en el olvido.

Puedo decírselos sin pena: quizá esperé demasiado tiempo para recuperar de nuestra memoria, lo que ha sido para nosotros, como pareja y familia, ir creando la relación que hoy tenemos. Quizá no debí esperar a que hubiese tanto ausente.



Notas
* El Árbol de la Vida mostrado aquí está en parte basado en el Celtic Tree of Life de Fox Vox
En esta liga se agrega este texto: "The "Celtic Tree of Life" design expresses the timeless concept of "As above, so below." Celtic knotwork and spirals are tree roots that reach from deep in the earth and grow skyward, up through branches, reaching for the sun and the moon. Knotwork border colors symbolize earth, water, air, and fire".

lunes, 26 de septiembre de 2016

Las Cartas del Re-encuentro (posteo en preparación)

Cartas del Re-encuentro...


 son aquellas que nos dictamos y a veces compartimos para hacer nuestro mejor esfuerzo por re-iniciar una relación valiosa que ha sido lastimada, por actos propios o ajenos, pero que en el fondo reconocemos como vinculos importantes de afecto, que en algún momento han florecido. Hacerlas toma sinceridad, valentía y reflexión sobre lo importante en nuestra vida

domingo, 25 de septiembre de 2016

Simple versus deep and symbolic trees of life

Árbol Maya de la Vida versus el simplista árbol de la vida colonial

Comparando el Arbol Maya de La Vida con el árbol colonial de Metepec, el árbol colonial resulta una simplificación superflua, plana y adoctrinante.  Aquí hay otra pequeña profundización en el Árbol Maya de la Vida, que profundiza y vincula las diferentes áreas de la existencia.


Claro, lo sencillito y superfluo vende mas y adorna más.

martes, 20 de septiembre de 2016

Un Alto En El camino: las cartas de la reflexión

No hay que esperar hasta el último momento, para reconocer a quienes queremos


Vale la pena, en cualquier momento de la vida, detenerse para saber que hemos hecho florecer o que cargamos. Mirar hacia atrás o hacia adelante, con un espíritu de entendimiento para fortalecer o reparar vínculos y afectos, puede ser tan vital como una conversación constructiva a fondo con quienes queremos.

Hay varios tópicos que vale la pena revisar, pero estos seis conviene tenerlos en cuenta (tomados de esta liga Los 7 Tópicos de Una Revisión de Vida ):


  • Reconoce a la gente emocionalmente importante en tu vida
  • Recuerda los momentos mas valiosos de tu vida y como los demás han estado ligados a esos momentos
  • Discúlpate con aquellos que amas si sientes que los has lastimado
  • Perdona a los que te han lastimado en el camino. Si están presentes hazles saber tu entendimiento.
  • Expresa tu gratitud por el amor y cariño que has recibido
  • Dile a tu familia y amigos cercanos cuanto los quieres.

No hay que pensarle mucho. Pero si hay que reflexionar primero a solas. Porque se trata de hacer florecer lo mejor de nosotros en tiempos en que no escucharse es la norma.

Tampoco crees tu mismo expectativas de lo que harán los demás. Quizá ellos o ellas están en otro momento de su vida y no compartan el momento reflexivo al que tu has llegado.

Empezar por escribir lo mínimo que sientes en cada punto y hacerlo llegar a los demás en la parte que les corresponda, es un buen primer paso.

Lo relevante es enriquecer tu propia experiencia de ti mismo y encontrar lo mejor de los demás.






martes, 6 de septiembre de 2016

Extracto de mi próximo libro: De La Raíz a la Tarde

Rediseñando El Festival de los Ingenuos


El Festival De Los Ingenuos es una celebración en la cual participan siete personajes. Esta es una obra en la que incorporamos a todos nuestros amigos imaginarios que forman parte a su vez de otras pinturas. Los incluimos porque cada uno de ellos, como cada uno de nuestros amigos reales, aporta una energía especial y diferente, pero todos los participantes quieren ir al inicio de la celebración. La celebración empieza simplemente por estar juntos.

Todos los que participan le dan algo de su energía y movimiento a toda la obra. No importa que solo sea por observar, sorprendidos, el festival que se desarrolla abajo. Toda la escena está enmarcada por el percusionista maya, que anuncia la inminente llegada de los fiesteros después que el músico maya que los anuncia al principio.



Estos dos personajes mayas, tratan de encauzar y contener el ritmo de toda la escena. Ellos son los que le van dando cauce a toda la energía que cada uno desprende, con un viento que sopla ligero hacia el rumbo que sigue el grupo.

El grupo lo encauza la bailarina saltarina, precedida del violinista, la flautista, la bañista y el monje guitarrista. Todos quieren llegar y mantener su festejo cualquiera que este sea.

Este mural no solo es un canto y alabanza a todos nuestros amigos de siempre o de momento. A nuestros amigos superficiales y profundos. Simpáticos y antipáticos. Extrovertidos e introvertidos. Nos recuerda también que mucha de nuestra alegría de vivir, alguien buscará encauzarla y darle algún sentido. Puede que seamos nosotros mismos. O puede ser alguien mas, interior...

jueves, 25 de agosto de 2016

De La Raiz A La Tarde

De la Raíz a la Tarde es una obra mural, compuesta de 7 murales registrados y 6 murales sin registrar, que incorporan el muralismo Maya y la pintura Naif de los últimos años. La obra fue ideada, compuesta y diseñada por mi (Octavio F. Torres Chazaro) y su realización fue encargada  a Victor Jiménez Martinez. 

No hace mucho tiempo, mi esposa y yo, nos propusimos desempolvar de la memoria todo aquello que alguna vez soñamos en hacer,  pero por restricciones de tiempo, o de dinero, o por inhibiciones aprendidas, no nos atrevimos a hacer.
Tanto mi esposa como yo somos admiradores de la pintura moderna figurativa. Aquella que dice algo directamente. Los pintores Naif (los pintores "ingenuos") me han cautivado desde que vi por vez primera a Henry Rousseau .

Pero los pintores Naif que recuerdo desde la adolescencia son los muralistas y pintores maya. Los murales de Palenque y los murales de Bonampak. Hoy agrego a los murales de CalakmulSin preocupaciones por la perspectiva, muralistas grandiosos y preservadores de una tradición milenaria del mejor muralismo universal.

Así que fue natural brindarle honores a las dos escuelas de pintura que más nos han cautivado: los muralistas Maya y los pintores Naif de los últimos 80 años. De ahí surgió el diseño, composición y realización de uno de mis murales residenciales favoritos, de la serie De La Raíz A La Tarde: el mural FESTIVAL DE LOS INGENUOS, que se muestra abajo y del cual escribiremos una lineas después:.




martes, 26 de julio de 2016

Mi nuevo libro: Jugando con Modelos de Negocio

Este es un libro para cualquiera que este buscando mejorar una idea de negocio, ya sea un emprendimiento propio o como parte de un equipo de diseño de negocios en una empresa o un corporativo. El enfoque es proveerte la información mínima necesaria para que explores otros modelos de negocio probados, cuyas ideas pueden enriquecer tu modelo inicial. Es posible que este método te haga replantearte tus fuentes de ingreso, o tu esquema de distribución, o la manera en que vas a atraer tus primeros clientes, o como te vas a ocultar en las transacciones de clientes y proveedores. Las posibilidades son enormes. Tu decides cuales ideas y modelos enriquecen tu modelo inicial o tu modelo actualmente en uso. Nunca termina de mejorarse un modelo de negocio, porque la competencia nunca se queda quieta solo observando como te llevas sus clientes.. 
En este libro encontraras un método practico y enfocado en mejorar modelos, con conceptos prácticos y con un enfoque de "Manos a la Obra. Agarra tu Taladro y tu Martillo". Es un libro para poner en practica viejas y nuevas ideas de negocio que han demostrado, algunas, su vigencia en siglos y algunas han demostrado su potencial en apenas 5 o 10 años. Desde las primeras bolsas de inversión en Holanda, hasta las compañías que proveen servicios de transportación, sin poseer un solo carro. 
No es un libro de conceptos y definiciones, ni explicación de términos. Es un libro hecho para gente que arriesga en forma calculada con ideas de negocio y que no se deja llevar sin auto critica, para proponer algo cada vez mejor, aunque no se del todo la idea inicial, sino algo mas poderoso. 
Se usa el famoso análisis de un caso, para exponer paso a paso el método para ir evaluando y priorizando ideas de negocio que puedan ser aplicables al caso analizado. De la literatura en analisis competitivo y de la literatura en modelos de negocio, hemos tomados solo lo esencial y mínimo para obtener un modelo de negocio solido pero rápido. Este libro puede usarse para consulta rápida o como una guía detallada para replicar el método de mejora de modelos de negocios que se propone aquí.

Jugando Con Modelos de Negocio