viernes, 7 de octubre de 2016

El retrato inesperado

De repente, en una conversación de sobremesa, alguien cercano a ti te describe y te quedas con la impresión que describieron a otra persona. Te quedas atónito.


Si alguien muy cercano a ti te describe en términos que no esperabas, te asaltan dudas. ¿Estará describiendo sus expectativas? ¿Habrá visto en mi algo que yo no veía? ¿Querrá decirme algo que no hemos platicado? ¿O de plano no tiene idea quien soy yo?



Es posible que ese pequeño evento también revele que han faltado conversaciones de fondo. Conversaciones que realmente reflejen aquello que somos, aquello que aspiramos a ser o aquello hacia donde estamos transitando.

Algunos pueden verlo como irrelevante, pero en la vida diaria se traduce que las expectativas o evoluciones personales no habladas, empiezan a convertirse en obstáculos y decepciones. Nos vamos convirtiendo en extraños en la casa (real o ficticia) en la que convivimos




Créanme, esto es mas usual de lo que parece. Y hay que atenderlo. Es parte del proceso de crecer juntos, a cualquier edad.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario