miércoles, 5 de octubre de 2016

¿Que familia somos, hemos sido y seremos? [What kind of family are we ?]

Generalmente cada miembro de la familia tiene una idea de lo que es y de lo que son. Padre y madre con sus perspectivas de sus propios padres, mientras los hijos tienen su propio espejo. 

Lograr reunir cada faceta que cada cual percibe, pocas veces ocurre, porque nuestras conversaciones generalmente giran sobre los eventos que nos alegran o nos preocupan cada día. 




Una familia que se esfuerza por ser feliz y hacer felices a sus integrantes, muchas veces se absorbe en los momentos que la ocupan. Pero la raíz de lo que la hace feliz, o la raíz de su esfuerzo por serlo, quedan en el olvido... no necesariamente voluntario.

Y transcurren las celebraciones, los onomásticos, los días festivos oficiales, las navidades, los años nuevos, las fechas impuestas y la celebración mas grande y relevante de todas, la de la memoria y el rumbo que esta familia ha tomado, se relegan a un plano ignorado. A veces al olvido, hasta que empiezan las ausencias, y la memoria se trata de entretejer con trozos de recuerdos.




Los suertudos, recuerdan algunas de las anécdotas que definen algunos rasgos de la familia. La persecución del abuelo en las etapas pos revolucionarias. La persistencia de la abuela, al menos de una de ellas. Su glorioso sentido del humor. Etcétera. Trozos deshilvanados, muchas veces convenientes como rutas confortable para evitar el dolor de un recuerdo... o muchos.

Pero se van quedando en el tintero los rasgos mas profundos que hacen muchas veces la estructura emocional, sentimental y moral de cada familia y sus integrantes en sus versiones individuales. Se pierde fácilmente la noción del origen de nuestras motivaciones, de nuestras fortalezas y debilidades psicológicas: la de ser un académico o un comerciante, un doctor o un torero, un albañil o un arquitecto, un hombre de bien o un villano, un hombre de bondadoso o uno ruin y violento.


No es que nuestras raíces sean insondables. Son insondables porque no les rendimos el culto y la importancia que solíamos darle cuando había los tiempos para conversar a fondo... si es que los hubo.

Por eso es tan relevante recuperar para cada familia un tiempo dedicado a retratarse en la propia memoria de sus integrantes o en la memoria de los murales de la casa que es uno de los origenes de todo lo que somos.

Eso es lo que se pretende con los Talleres de Creación de la Memoria Familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario