jueves, 18 de mayo de 2017

Los Años Amargos (parte 2 de 3)

El consejero obscuro...


Distinguir en otros el como crecen y maduran felizmente, es enriquecedor. No solo es importante el Conócete A Ti Mismo . También es importante el Conoce a los Cercanos a Ti.

No es algo obvio y requiere ir sabiendo observar lo mejor de otros. Algo de ellos que podemos ser nosotros o algo de ellos que podemos aprender a disfrutar sin imitarlos. Pueden ser simplemente gestos de humildad, un amor comprometido con animales y los mas necesitados. O puede ser esa asombrosa capacidad de saber apreciar los pequeños hermosos detalles de la vida. Hay tanto que aprender de otras buenas personas, que a veces olvidamos a aquellos que hacen la vida mas dulce, mas disfrutable, mas entregada y mas comprometida. Esos que nos rodean con esas cualidades, no los debemos dejar ir de nuestras vidas.

En el otro extremos, hay aquellos que traen un aura negra. Algo que sabemos intuitivamente que nada aportan o que extraen lo mejor de la vida con su presencia o con sus actos. Aprendiendo a observar lo mejor de nosotros y de otros, también empieza a destacar, por contraposición lo negativo de algunos seres que nos rodean.


Usamos mascarillas para protegernos del polvo o de la gripe. Evitamos los lugares sucios para evitar contaminarnos. Quizá deberíamos hacer lo mismo con aquellos que sacan lo peor de nosotros. Mas aun, quizá no valga la pena acercarnos demasiado a aquellos que no sacan lo mejor de nosotros.


Uno va creando su mundo interno vía la reflexión y las conversaciones con uno mismo y con otros. Pero también uno crea su propia felicidad gracias al entorno psicológico que uno va creando con su entorno social.


No hay nada reprochable con excluir de nuestras vidas a aquellos que no aportan o envenenan lo que aportan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario