martes, 29 de agosto de 2017

Encabronarse: la tradición que mata y se perpetúa.

"Díselo en la cara"


Hay muchos consejos, buenos y malos, que recuerdo bien. Uno de ellos era: "si te sientes encabronado, disgustado o agredido, díselo en su cara". Y me la pasé siguiendo ese consejo, que años después, se convirtió en una tradición de capacitación.



Sí, las escuelas de "Gritar lo que te Encabrona o te Lastima" surgieron como plaga hace varios años y sigue siendo, en muchos lados, la creencia favorita en contra de mantener la calma y re-interpretar lo que nos enoja.

En años recientes se han hecho varios estudios de que tanto realmente ayuda encabronarse, gritar, expresar y a veces hasta actuar agresivamente. Y no hay buenas noticias. 

Los hijos de las parejas que pelean y se agreden frecuentemente, tienden a demostrar síntomas de depresión y pesimismo, y esos síntomas persisten incluso hasta 3 años después de que se divorcian los padres. Son parejas educadas en la tradición aquella de que el que grita más, gana. Y el que se encabrona de frente, se libera de la tensión - aunque deje huellas imborrables a otros y a si mismo.

La evidencia de que aguantarse el coraje daña el corazón o produce cáncer u  otras enfermedades cardiovasculares, tal evidencia no existe. Lo que sí existe es la evidencia del daño que se causa a los que están en contacto directo con nosotros, en la casa o el trabajo, como resultado de enojos y agresiones reiteradas como un modo estándar de reaccionar.

Todo enojo y agresión se genera por un pensamiento, una reacción corporal y un ataque - que puede ser físico o verbal.

Si no nos damos la oportunidad y el tiempo de revisar los pensamientos y creencias que desatan esa cadena, y recurrimos al "Díselo en la Cara", pues no hay retorno. Te vas a encabronar y muy probablemente ni siquiera sepas de fondo porqué.

Una vez iniciado el ataque, no hay disculpa que valga. Ya dejaste tu firma. Y creaste imagen. Imborrable.

Todo esto no significa que haya que poner la otra mejilla o convertirse en un pusilánime y dejado.

Significa que si identificas la fuente de lo que te enoja, tus acciones pueden dirigirse de manera mas acertada a la solución. En vez de andar repartiendo golpes físicos o verbales por doquier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario