jueves, 7 de septiembre de 2017

Casas para morir... o disfrutar

... o como escoger y diseñar una vivienda que (si/no) facilite los accidentes.

No es cosa de risa. Por alguna razón tendemos a preferir casas hechas para vivir entre los 20 y los 50, y entre mas niveles y escaleras tenga, nos parece mejor.




Pero luego vienen las realidades del tiempo. Y lo bonito empieza a ser cada vez mas pesado. Cada vez mas difícil. Y cada vez mas peligroso.

Progresivamente nos vamos dando cuenta que el espacio en que habitamos tiene muchas paredes. O pocas ventanas. O puertas muy estrechas. O le falta luz. O le sobran escaleras. O los pisos son resbaladizos. O que vivimos en una trampa.

Lo más sencillo es pensar en hacer cambios. Pero mejor aun es pensar esos detalles desde que tiene uno la capacidad de comprar o construir su propia casa.

Hace unos años se inauguró la modalidad de visitar algunos museos con una venda para formar empatía con la gente privada de la vista. Y teníamos que usar las manos y entender la angustia de no tener 2 ojos listos para ayudarnos.

No tenemos que ser genios para imaginarnos un viaje similar en la casa que estamos por rentar, por comprar o por construir.

No necesitamos vendarnos los ojos. Solo imaginate visitando tu propia casa en, por ejemplo, silla de ruedas. Y piensa como vivirías en ese espacio. ¿Podrás subir 2 o 6 veces al día los 20 escalones que llevan a la recámara? ¿Tendrás fácil acceso y salida de la regadera? ¿Podrás sentarte y levantarte, 2 o 3 veces al día, antes y después de defecar, sin problemas? ¿Podrás tirar un gas y abrir facilmente una ventana para que entre un fresco olor a pasto o flores? ¿Las puertas de las alacenas se podrán abrir sin que termines sepultado?

No es de risa. Una casa puede ser hermosa y habitable por muchos años, si piensa uno en los detalles de la vida cotidiana a 5, 20 o 40 años, a partir del momento en que uno compra o construye.

Si no lo piensas ahora, quizá lo hagas cuando tu propia casa te corra, espantado, enyesado o moribundo. O, mejor piensalo ahora para que tu casa te acoja como el mejor lugar para vivir a tu gusto y a tu edad de joven, de adulto y de abuelo.

(Hay que reconocerlo, a veces no es solo el diseño de la casa. También son las malas o buenas costumbres en el uso de una casa que hacen que la casa pueda volverse un sitio seguro o mortal. Por eso conviene visitar de nuevo lo que hace a una casa un lugar seguro).

Más información: http://www.facua.org/es/guia.php?Id=132

No hay comentarios:

Publicar un comentario