martes, 14 de noviembre de 2017

Pruebas extremas de movilidad en casa: 1

A los 20, casi eres de hule. A los 50 ya crujes un poco. A partir de los 60, ya se siente el vidrio en los huesos.


Cuando tenemos 20, el cuerpo se siente casi siempre como energizado, plástico, dúctil y a prueba de todo. Se levanta uno como resorte y pocas veces duele algo. Y si duele, nos pasa en horas o en 2 o 3 días.

20 o 30 años después, las cosas han cambiado. Pese a los años transcurridos, a veces mantenemos las mismas expectativas de las décadas anteriores. Uno de esas expectativas es que no hacemos consciente la importancia de la movilidad dentro de casa.

Por eso conviene tener siempre en mente que tan habitable, amigable y térmica, es aquella casa en la que queremos vivir los 50s, los 60s o los 80s.

Una prueba simple, que pocas veces hacemos, es la prueba de movilidad y acceso. La movilidad atañe a que tan fácilmente nos podemos mover dentro de casa.  El acceso indica que tan fácil y rápido podemos entrar y salir de casa.

En el vídeo adjunto puedes ver una prueba elemental de movilidad en una casa de una sola planta. Solo atañe al interior de la parte residencial.

Video de Prueba de Movilidad en casa

Puede parecer a veces prematuro evaluar la movilidad en un espacio residencial cuando uno tiene 20 o 30 años. Pero a veces no solo debe uno pensar en el acceso propio, sino también en nuestros familiares de mayor edad o en aquellos con dificultad para moverse.

En un tono mas personal, si en tu futura casa no puedes moverte de la entrada al baño, o de tu cama al comedor, porque debes pasar por escalones o puertas estrechas, entonces enciende las alarmas. Si es un espacio que piensas comprar. reconsideralo. Puede ser una trampa.

Ojala nunca requieras un espacio bien diseñado. Un espacio preventivo. Un espacio que te proteja. Porque si lo necesitas, probablemente sea mas difícil hacer las transformaciones necesarias cuando los años o los accidentes, nos dificulten mucho la tarea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario