miércoles, 10 de enero de 2018

La arruga en el ojo ajeno (the wrinkle in the eye of others)

Si aprendemos a ver el futuro gris, se hace gris. Si vemos las bondades del futuro, las encontramos.

Muchos insisten que: infancia es destino. Y puede haber algo de verdad en ello. Pero mas cierto es: "Creencia es destino".

Y una de esas creencias matadoras (literalmente matadora) son los estereotipos marcados y negativos que algunas gente tienen sobre la edad adulta.



En las conversaciones los detectas. Aquellos que piensan que al envejecer te vuelves indefenso e inútil. Que ya no piensas ni analizas igual. Que no podrás valerte por ti mismo. Que te sale lo peor, no lo mejor. Que te vuelves mas ácido y gruñón. Que te vuelves mas infeliz.

Curiosamente, estudios en diferentes países comprueban una y otra vez, que ha los momentos de la vida cuando te sientes más feliz es alrededor de los 18 y después de los 80. Y que esa curva de felicidad auto percibida, es una potente U. En donde la parte mas baja, cuando nos sentimos menos felices, es justo después de los 50. (Recuerda que estos son estadísticos).

Pero los estereotipos no se detienen ahí. Los estereotipos negativos, matan. En un estudio de la Universidad de Yale, con 440 participantes,  menores a 49 años, a quienes se les dio seguimiento en su salud cardiovascular desde 1968 hasta el 2007. En esos 39 años del estudio, se le dio seguimiento a 89 eventos cardiovasculares diferentes tales como infartos, angina de pecho, etc.

Y, como se esperaba, aquellos con estereotipos mas negativos sobre la edad madura, tuvieron significativamente mas eventos cardiovasculares, que pusieron en riesgo su vida. 

Así pues, si tu expectativa ahora o desde antes es que al envejecer la vida se volverá peor y mas miserable para ti, se te cumple en el corazón. Y después de tu primer evento cardiovascular, o reflexionas y cambias tus estereotipos, o te mueres antes que aquellos que tienen una perspectiva mas optimista de la edad madura.   

Tu decides que creencia adoptas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario