miércoles, 14 de febrero de 2018

Calmados, felices e inmunes: (Parte 2)

Hostilidad, dominancia, obsesiones y tendencias a controlar todo, terminan costandonos. La norepinefrina (o noradrenalina) es la mensajera que se encarga de cobrarnos y corroernos.





En uno de esos estudios que hacen historia, se estudiaron a 255 médicos durante 25 años! Cuando recién empezaron sus estudios de medicina, todos ellos se les aplicaron pruebas psicológicas para determinar su grado de hostilidad y agresión. 

Durante los próximos 25 años se les dio seguimiento  a su salud. Los mas hostiles y agresivos (aun dentro de los rangos "normales"), tuvieron cuatro veces mas incidencia de enfermedades cardíacas. Asimismo, los mas hostiles, tuvieron una taza de mortalidad seis veces mayor que los menos hostiles y agresivos.



Otros resultados similares se han reportado en otros grupos profesionales y para rasgos psicológicos similares. Por este y otros estudios, cobró importancia entender como y a través de que medios orgánicos y fisiológicos, una característica psicológica se convierte en una dolencia física, una enfermedad o hasta la muerte. 

Una de las explicaciones más aceptadas es la que propone a la norepinefrina (también conocida como noradrenalina) como el principal mensajero. Cuando uno mantiene una actitud hostil, mantiene un estado de enojo constante, se es agresivo y se mantiene una obsesión o predilección por dominar y controlar, los niveles de epinefrina se elevan.

Los altos niveles de norepinefrina afectan directamente a los vasos sanguíneos y las arterias coronarias, induciendo alta presión arterial y generando espasmos en las mismas arterias coronarias.

Esto puede ir generando un incremento en los niveles de colesterol y de ácido úrico así como una reducción de los niveles de serotonina.  

Esta cadena de eventos a su vez repercute en el bloqueo de las arterias coronarias, promueve el desarrollo de la arterioesclerosis y promueve que pueda producirse un ataque cardíaco.

No es de extrañar que las llamadas personalidades Tipo A, sean quienes mas sufren las consecuencias. El impacto cardíaco sobre las personalidades tipo A está muy bien documentado en la literatura científica, como aquí. Pero todos podemos poseer un rasgo o todos ellos, de  las personalidades tipo A. 
  
Algunos de esos rasgos  de la personalidad tipo A, son los siguientes:
  • Impacientes, muy competitivos, ambiciosos y agresivos en los negocios.
  • Les cuesta relajarse o tomar unas vacaciones.
  • No les gusta relacionarse con individuos tipo B.
  • Impulsa a las personas a estar apresuradas todo el tiempo.
  • Se impacientan demasiado cuando alguien atrasa algún trabajo que necesitan en cierto momento. 
  • Siempre están estresados
  • Frecuentemente están de mal humor

Cada uno puede tener sus razones para actuar y sentir así. Lo que queda de nuestra parte y responsabilidad, es encontrar caminos alternativos y más saludables, para expresar emociones, inquietudes y reacciones al estrés, las dificultades y los conflictos cotidianos. 

Pero es un hecho que los mecanismo por los que pasamos de un tipo de comportamientos y actitudes, a la salud o la enfermedad, ya se conocen en su mayor parte. Los remedios definitivos no son los fármacos, sino los cambios que hagamos en nuestro estilo y forma de vida. Los remedios solo vendrán en el como nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás.


Referencias:
Quienes se enferman de Dr. Blair Justice.

Envejecer bien y sanamente por Dr. George Vaillant

No hay comentarios:

Publicar un comentario