jueves, 28 de junio de 2018

Sí, el cerebro se encoge... y puede expandirse. Depende de lo que hagas. No de lo que tomes, ni de quien te hable.

Hay una tendencia promedio de encogimiento del cerebro con la edad que se acelera a partir de los 40. Ir mas allá de ese promedio es peligroso. Pero detener la contracción del cerebro y expandirlo, es una de las promesas de la nueva visión de la edad madura. Hay que trabajarla, para verla.


Es un hecho aceptado que, en general, el cerebro se encoje con la edad. En años recientes se han visto las repercusiones de esta contracción, particularmente en áreas como el hipocampo, nuestra puerta de entrada a la memoria y el recuerdo. Cuando el patrón de encogimiento promedio se supera, podemos estar ante una manifestación de los varios tipos de demencia.

Afortunadamente también se han encontrado practicas demostradas que revierten el proceso de encogimiento del cerebro. Prácticas cotidianas. Practicas de vida saludable, física, mental y emocional. De esto platicamos en esta nota.


La proporción de encogimiento promedio anual del cerebro, a partir de los 40,  es de alrededor del 0.5% y se muestra en la siguiente figura. Este es un promedio de contracción de la masa cerebral, incluso en gente razonablemente saludable.


Nótese que a partir de los 40 hay un decremento leve pero sostenido, tanto en hombres como en mujeres. Cuando la tasa de encogimiento del cerebro supera ese patrón, puede ser un síntoma o una manifestación de demencia u otras afecciones asociadas al envejecimiento. 

La pregunta ahora es ¿Que podemos hacer para detener este encogimiento promedio de la masa cerebral? El resumen de lo que podemos hacer para detener esta contracción progresiva de nuestros cerebro, es el siguiente:
  • El aumento de la actividad física impacta y aminora el envejecimiento cognitivo y el riesgo de demencia (de hecho también se reporta la importancia de la actividad como una forma alternativa de aminorar las depresiones). 
  • La evidencia del ejercicio físico, sugiere que el ejercicio altera las propiedades funcionales y estructurales del hipocampo que es una región cerebral crítica para el aprendizaje y la memoria.
  • En un estudio controlado de un año de ejercicio en adultos sanos, la caminata (diaria) condujo a un aumento del dos por ciento en el volumen del hipocampo en comparación con una disminución del uno por ciento en el volumen en el grupo control que solo hacia ejercicios de estiramiento. 
Uno de los hallazgos mas interesantes, reportado en el 2015, fue el seguimiento controlado que se le dio a 111 hombres y mujeres jubilados, que fueron involucrados en un programa de apoyo a estudiantes de escuelas desfavorecidas. Su rol era apoyar a niños entre kindergarden hasta tercero de primaria, tanto en tareas cotidianas pero también en comentar asuntos de la vida cotidiana. Involucrarse con ellos, socializar con ellos y jugar un papel activo de mentor durante 2 años.

Los resultados indicaron que los hombre que participaron como mentores, alcanzaron incrementos en su masa cerebral en el orden del 0.7% al 1.6%. Mientras que las personas que participaron como controles y que no fueron mentores, tuvieron los decrementos esperados en masa cerebral.
Las mujeres mentoras también exhibieron ganancias en su masa cerebral en el orden del 0.3-0.54% en el segundo año de exposición, que contrastaban con la disminución de masa cerebral de aproximadamente 1% entre las mujeres en el grupo de control.

Conviene preguntarse ¿Que hicieron los adultos mentores que marcó estas diferencias? Estas son algunas de las respuestas:
  • Recuperaron o fortalecieron su sentido de propósito de vida.
  • Se levantaban con una misión clara de apoyar a otros que, probablemente, les necesitaban.
  • Tuvieron que fortalecer su propia inteligencia emocional para hacer llegar su aportación a los niños.
  • Tenía que desarrollar o fortalecer su optimismo necesario para llevar a cabo esta tarea e involucramiento voluntario durante 2 años.
  • Al tener un rol, una tarea y un objetivo por alcanzar con sus asesorados, tuvieron que concentrarse en dejar atrás su propias manifestaciones de hostilidad o el andar rumiando problemas que les pre-ocupaban, porque la tarea enfrente requería atención plena.
Nada de lo aquí reportado está contenido en un frasco de pastillas o en una intervención quirúrgica o en la platica de uno o varios iluminados. Son decisiones y actos cotidianos y persistentes que uno tiene que abordar, planear y desarrollar para forjarse una nueva vida madura, productiva y creativa.

2 comentarios: