sábado, 30 de marzo de 2019

Empezando una nueva y saludable vida, con un hígado fortalecido

Pensar en fortalecer el hígado y mantenerlo saludable, no debe ser una preocupación de los que tiene una enfermedad o una debilidad manifiesta.


Aunque muchas veces ignorado, el hígado es parte esencial y crítica de nuestra calidad de vida en la adultez madura. Lo que hagamos por nuestro hígado ahora, redunda en beneficios a lo largo de todo nuestro cuerpo y de toda nuestra vida.




Aunque depende de nuestras costumbres alimenticias, es muy probable que si tu vives en América latina, como yo, nuestras comidas cotidianas y festivas, abusan de la carne, los embutidos, y alcoholes en diferentes versiones, nada suaves. Mientras uno es joven, casi no resiente las consecuencias. Pero a medida que nos acercamos a los 40 o los 50, los alimentos que perturban al hígado ya pesan. Y el hígado empieza a protestar. A veces calladamente. A veces a gritos.

No hay que esperarnos a que el hígado proteste, y nos demos cuenta. Porque si el hígado y la vesícula protestan, es que algunas de las mas de 500 funciones del hígado (sí, mas de 500 funciones), ya estén alteradas.

es importante reconocer que una dieta fortalecedora del hígado,... puede ser una experiencia culinaria asombrosa, que muchos ya habíamos olvidado.

Cuando el hígado protesta por el daño que le hicimos, algo de nuestro sistema inmune ya está debilitado y entonces empieza uno a enfermarse por cosas que antes pasaban desapercibidas. O cuando uno se enferma, la recuperación es mucho mas lenta. Y la tendencia natural es medicarse, poniendo una carga adicional sobre el hígado ya debilitado.

Por eso hay que pensar en el hígado como un acompañante natural de una madurez adulta, sana y funcional. También es importante reconocer que una dieta fortalecedora del hígado, además de ser de por vida, puede ser una experiencia culinaria asombrosa, que muchos ya habíamos olvidado.

No nos acostumbremos a pensar en la adultez y la jubilación, como la etapa de la decrepitud, el abandono y las enfermedades persistentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario